Seguidores

20.9.08

La sharia, oficial en el Reino Unido

La sharia, oficial en el Reino Unido: Londres otorga el máximo rango legal a cortes islámicas de arbitraje para casos civiles y criminales entre musulmanes.

Hace ya mucho que la confiada Penny Lane de los Beatles agoniza en medio de un multiculturalismo que ha convertido en escenas de terror y odio la ingenua calle pop “bajo los azules cielos de las afueras” (ND). Pero ahora es el propio Paul McCartney quien ha sido declarado “enemigo de los musulmanes” durante una reunión de líderes islámicos desarrollada en el propio Londres para ‘celebrar’ el 11-S.
Sin embargo, en ese encuentro resonaron muchas más cosas que la simple llamada a asesinar al cantante. Por ejemplo, se profetizó que el próximo 11-S se produciría en el Reino Unido porque "los cruzados no aprenden", y se realizó una nueva y abierta apelación a la ‘yihad de los vientres’. “Puede que nunca necesitemos conquistar (al Reino Unido) desde afuera”, dijeron, entre atronadores aplausos, algunos de los religiosos presentes en la sala. Tenían razón.

Según desvelaba el Times de Londres, “la ley islámica ha sido oficialmente adoptada por el Reino Unido, con los tribunales de la sharia habiendo obtenido poderes para sentenciar en casos civiles entre musulmanes”. Sin embargo, según el propio diario, esos casos “civiles” se extienden desde divorcios y disputas financieras, a los relacionados con la violencia doméstica, acogidos en el sistema legal británico, como en otros occidentales, a la jurisdicción criminal. De esta forma, una mujer agredida por su marido ya no tendrá más posibilidad que retirar su demanda una vez que la corte islámica haya dictaminado. De hecho, los propios responsables de estos ‘tribunales de la sharia’ reconocen que, en los próximos años, tienen previsto ir incorporando a su ámbito de actuación “los casos criminales más pequeños”.

“El gobierno ha venido sancionando de forma silenciosa los poderes de los jueces de la sharia”, informaba el diario antes de recordar cómo “con anterioridad, los dictámenes de las cortes islámicas en el Reino Unido no eran vinculantes y dependían del acuerdo voluntario entre los musulmanes”. Sin embargo, la comunidad islámica, tan sigilosamente como el gobierno laborista, ha ido convirtiendo lo que era un simple foro de arbitraje en lo que es ya un abierto sistema judicial, separado por completo de la ley general aplicable a cualquier ciudadano británico.

La ‘operación’ se ha realizado a través del Muslim Arbitration Tribunal, cuyos responsables han aprovechado lagunas legales en la legislación sobre arbitrajes voluntarios para, con apoyo político de Londres, convertir sus ‘cortes’ en tribunales hechos y derechos. El cumplimiento de sus sentencias no sólo es obligatorio, sino que los tribunales de condado o la propia High Court británica pueden exigir la ejecución del fallo islámico.

Cuatro tribunales islámicos

Cuando, coincidiendo con la revelación de que Londres admitía la poligamía a efectos de prestaciones sociales (ND), el arzobispo de Canterbury afirmó que la incorporación de la sharia al sistema legal británico era “inevitable”, se quedó corto, dado que la sharia no se ha ‘incorporado’, sino que ha creado ya un sistema legal paralelo reservado -en principio- para “los musulmanes”.
Ya en aquella ocasión se desvelaron algunas confusas informaciones sobre delitos criminales menores resueltos en trastiendas de locales por consejos islámicos (ND).

Pero ahora el Reino Unido ha descubierto con estupefacción que ya existen cuatro tribunales islámicos, con toda la fuerza legal y a pleno rendimiento, en Londres, Birmingham, Bradford y Manchester, con dos más previstos para Glasgow y Edimburgo.

El propio sitio web del Muslim Arbitration Tribunal recuerda desde su página principal cómo el máximo responsable de la justicia del país, Lord Nicholas Phillips, apoyaba lo dicho por el arzobispo de Canterbury respecto a la 'deseable' posibilidad de que los musulmanes residentes en el Reino Unido se rigieran por la sharia “antes que por la ley inglesa”. Dicho y hecho. En realidad, cuando el Chief Lord Justice pronunciaba estas palabras, la red subterránea de cortes musulmanas ya se encontraba a plena máquina.

Existe también un tribunal de arbitraje que funciona desde hace casi un siglo para casos en el interior de la comunidad judía. La islámica y quienes defienden su estatus particular paralelo al civil británico, siempre tomaron esa institución como un precedente de una similar islámica. Pero, hasta el momento, el tribunal de arbitraje entre judíos estaba y está sometido de lleno a la legislación general del país.

Muchos observadores recuerdan, además, cómo el tamaño de la comunidad hebrea británica es mínimo, además de total su integración dentro del sistema social y político. Nada que ver con quienes, de forma increíblemente arrogante, en acto público tolerado y anunciado, sentenciaban: “Nunca nos vamos a integrar en la cristiandad. Nos aseguraremos de que un día seáis vosotros quienes os integréis en la ley islámica de la sharia”. Un mensaje, por otra parte, repetido en múltiples ocasiones tanto desde las principales organizaciones sectarias islámicas (ND) como por parte de destacados líderes musulmanes internacionales que compatibilizan un repentino acercamiento a Occidente con las inmarcesibles llamadas internas a su conquista a través de los fértiles vientres de las fieles (ND).

McCartney, "enemigo de los musulmanes"

Las anteriores palabras fueron pronunciadas por Anjem Choudary, la mano derecha del imán Omar Bakri, quien, desde el Líbano donde se refugió después de que se le negara la reentrada en el Reino Unido, asistió al ‘homenaje’ al 11-S a través de videoconferencia (Bakri, en ND).

“Puede ser que sea por pura conversión que el Reino Unido se convierta en un estado islámico. Puede que nunca necesitemos conquistarlo desde el exterior”, añadía Choudary en su abierta llamada a que las mujeres musulmanas en el país hagan también su trabajo, más allá de la explosión de odio a la que muchas de ellas se abandonan tras las puertas cerradas de las mezquitas, según desvelan las cámaras ocultas de los reportajes de televisión (ND). Los "cruzados no han aprendido la lección", por lo que un nuevo 11-S se abatirá sobre el Reino Unido, dijo también el hombre de confianza del extremadamente virulento Bakri.
Pero se dejó a este último la rúbrica final en la bacanal del odio islámico. “Si (Paul McCartney) valora su vida, no debería ir a Israel”, amenazó Bakri desde la pantalla, en ‘represalia’ por la anunciada actuación del ‘beatle’ en los actos del 60 aniversario de la fundación del estado hebreo. “No va a estar seguro allí. Los operativos del sacrificio le estarán esperando”, remataba el imán en referencia a la llamada a la ‘ejecución’ del artista mediante suicidas asesinos.

McCartney ha reafirmado su intención de celebrar el concierto, y algunas versiones apuntan ya a que el Mossad y el MI5 se preparan para protegerle, con una operación política financiada con un millón de libras y con algunas bravatas filtradas a través de medios de comunicación. “Cualquiera que intente cualquier cosa se reunirá con Alá antes de lo que pensaba”, se dice en relación a la llamada de Bakri de asesinar al “enemigo de los musulmanes”. En algunos foros de Internet se bromea con la posibilidad de que los instigadores del asesinato y los propios ejecutores consumados o en grado de tentativa sean juzgados por los flamantes tribunales islámicos del país. Líderes religiosos próximos al islam sanguinario de Bakri y los suyos, amablemente reunidos en una sala en el centro de Londres, ya recuerdan cómo “el Corán alienta el terrorismo” puesto que “el terrorismo no es violencia cuando se utiliza contra los infieles” (ND).

Javier Monjas
Fuente: Nuevo Digital
Madrid 17.09.08

Agenda Islámica en el Reino Unido

En Inglaterra un grupo fundamentalista islámico sostiene que los musulmanes del Reino Unido deben procrear muchos bebés para que el Islam conquiste el país. Según el abogado musulmán Anjem Choudary, una explosión demográfica de creyentes musulmanes hará posible que el Reino Unido sea gobernado bajo la ley Sharia.

Reporteros de The Sun hicieron una investigación periodística en las reuniones organizadas por Choudary. En este reportaje se presentan grabaciones del adoctrinamiento impartido por el abogado en las que se destaca la siguiente frase: “El Islam es superior, y la bandera del Islam ondeará en Downing Street”.

Según Choudary para la mayoría de los musulmanes sería fácil declarar la guerra santa al Reino Unido, y de esta forma ellos podrían “convertirse en una bomba de relojería capaz de estallar. “No será necesario conquistar el Reino Unido desde fuera. Será por la verdadera conversión que Gran Bretaña se convierta en un estado islámico”.

El abogado asegura que todos los días 500 personas se convierten al Islam en Gran Bretaña. Las cifras dadas por el Ministerio del Interior británico destacan que existe en la actualidad millón y medio de musulmanes en el Reino Unido. Sin embargo Choudary afirma que “¡ya había esa cifra hace diez años! Y nuestros hermanos de Bethnal Green, Whitechapel y otros lugares han tenido ocho o nueve hijos por pareja. ¡Tiene que haber, por lo menos, seis millones de musulmanes!”.

Ante tal aseveración los que escuchan su enseñanza se alborozan.
Concluye diciendo que “Los musulmanes no tenemos que integrarnos al cristianismo. Llegará el día en que serán los cristianos quienes se integren en la ley Sharia, ¡nuestros ojos están puestos en Downing Street!”, asegura Choudary señalando que “el próximo 11S será en el Reino Unido”.

Por otro lado se sabe que el Islam se ha infiltrado a un nivel tan medular en la cultura británica que la ley islámica oficialmente forma parte del sistema legal en el Reino Unido para solucionar casos entre musulmanes.
Al considerar que los tribunales británicos no podían hacer cumplir las sentencias del Islam y que ello dependía del cumplimiento voluntario de las partes involucradas; el gobierno Inglés autorizó recientemente una red de cinco tribunales de la Sharia, que se clasifican como tribunales de arbitraje –con poderes plenos - sobre casos contemplado en la Sharia tales como la violencia en el hogar, el divorcio o aspectos financieros.

Políticos y líderes de la Iglesia de Inglaterra expresado su preocupación por la creciente influencia islámica, han sido objeto de críticas con una estrategia mediática. Estos líderes han planteado la inconsistencia de facultar a estos tribunales para tener "sistema jurídico paralelo" a sabiendas que el mismo discrimina a las mujeres

Fuente: entreCristianos
21-09-2008

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos.
Sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, los mensajes que no se ciñan a estas reglas no serán publicados.
Gracias por visitarnos y por vuestra participación.